Si eres una de esas personas mega afortunadas que ya pudiste apagar tu cigarro y ya estás cuidando de ti

El mayor error que comete un nuevo ex-fumador es querer lidiar con su ansiedad cuando está realmente fuerte y entonces “simplemente no puede entender qué es lo que pasa” y actúa de la manera conocida, para sobrellevar la ansiedad y toma nuevamente el cigarro, aunque generalmente ya no lo disfrutará.

Ese es un camino que ¡no funciona!, ya que se queda con dos situaciones: todavía tiene exactamente la misma situación estresante y además ahora tiene el problema de haber fumado de nuevo.

El sentimiento de estar muy ansioso no va de cero a un punto muy alto de repente. Si se interviene a tiempo y se para la ansiedad para que no siga aumentando, será más fácil manejar cualquier pensamiento por fuerte que sea que aparezca en el camino.

La ansiedad va subiendo por niveles, antes de llegar a lo más alto se puede tomar un break de 5 minutos, salir a caminar, beber un vaso con agua, respirar aire fresco, escuchar música, ver televisión, etc… cualquier cosa que distraiga para empezar a reducir la tensión en ese momento.

Pero sobre todo y lo más recomendable es que te detengas a sentir tu estrés, nos hemos pasado la vida evadiendo sentir, este es el regalo más grande que nos da el dejar de fumar, que por fin, podamos dejarnos sentir lo que sentimos.

Nacimos para experimentar la vida, con toda su gama de emociones, ¿por qué rehuir sentir lo que sentimos? sentir es el primer paso para que la paz regrese a ti.
Una vez consciente de qué se siente sentir eso que estás sintiendo, entonces ocúpate de distraerte y piensa en otra cosa, pero nunca, nunca, evadas sentir.

Psicóloga Lourdes Fernández

SOPORTE AL CLIENTE

HORARIO DE ATENCIÓN

Lunes a viernes 9:00 a 18:30 hrs

Sábados 9:00 a 13:00 hrs

Aceptamos