“Existen bases sólidas para afirmar que el incluir en la dieta, alimentos ricos en Omega 3 es benéfico para la conducción nerviosa en el corazón y una mejor calidad de vida para nuestros pacientes” opina el doctor Ronald Krauss, Director de Nutrición y Metabolismo de la Asociación del Corazón.

No todos tenemos la oportunidad de darnos cuenta de que nuestras arterias están dañadas. Un infarto generalmente sobreviene sin aviso y tiene, en la mayoría de los casos, consecuencias fatales. Aunque las principales fuentes de colesterol son los alimentos de origen animal, nuestro hígado puede aumentar la producción de colesterol interno cuando nuestro estilo de vida es tenso. Por ello, no sólo es importante cambiar nuestros hábitos alimenticios, sino también aprender técnicas de relajación que nos permitan combatir el estrés.

¿Cómo se bloquean las arterias?

Cuando consumimos alimentos de origen animal o grasas saturadas, aumentamos los niveles de lipoproteínas de baja densidad (colesterol malo) -como si varios camiones dejaran ladrillos en la carretera, bloqueando el paso de los coches- de tal modo que el colesterol se queda en las arterias, y con el paso del tiempo, forma placas que obstruyen la circulación de la sangre.

La clave para resolver este problema está en el equilibrio. Si nuestros niveles de LDL (o colesterol malo) se encuentran por encima de lo normal, es importante que aumentemos los niveles de HDL (o colesterol bueno) para limpiar nuestras arterias y permitir el flujo de la sangre.
Se recomienda que los niveles de LDL no excedan de 130mg/dl. En caso de que nuestros niveles de colesterol total rebasen los 200 miligramos, y los niveles de LDL estén por arriba de los 130 mg/dl, es muy importante que tomemos las medidas necesarias para proteger nuestro sistema circulatorio y acudir a visitar a nuestro Médico y Nutriólogo. Uno de los últimos descubrimientos para cuidar nuestro corazón es evitar la elevación de homocisteina en sangre.

La homocisteina se forma en el organismo durante la digestión de las proteínas. El nivel de homocisteina en el cuerpo depende de los niveles de vitamina B. Las personas que tienen bajos niveles de vitamina B en sangre, tienen niveles altos de homocisteína; las personas que tienen altos los niveles de homocisteina generalmente tienen enfermedades cardiovasculares, dañando las paredes arteriales permitiendo la cicatrización y la acumulación de colesterol. La elevación de homocisteina incluso aumenta el riesgo de coágulos en las arterias.

Las recomendaciones a nuestros pacientes para reducir los niveles de colesterol es cuidar su peso y un cambio de hábitos en su alimentación, aumentando el consumo de pescados de agua fría ya que contienen Omega 3, un ácido graso que aumenta la concentración de HDL, el responsable de recoger el colesterol de las arterias y llevarlo a las células; ayudan a hacer más fluida la sangre, evitan el engrosamiento de las arterias y previenen, en gran medida, las enfermedades coronarias.

Cuando nuestra alimentación es deficiente en Omega 3, el organismo utiliza las grasas saturadas para construir membrana celular. Sin embargo, las membranas formadas con este tipo de grasas son menos elásticas y la pérdida de elasticidad puede afectar al corazón. En cambio, cuando la célula encuentra Omega 3, se forma una membrana elástica que evita arritmias y taquicardias, permitiendo que el corazón vuelva a un estado de reposo.

Las investigaciones también han demostrado que el Omega 3 evita la formación de los coágulos que causan los ataques cardiacos, reduce la respuesta inflamatoria evitando la arterioesclerosis y en altas cantidades, reduce los niveles de triglicéridos en sangre; se ha comprobado también que la falta de esta grasa está relacionada con depresión, arritmia cardiaca, síndrome de intestino irritable y artritis reumatoide.

Existen fuentes vegetales ricas en Omega 3 como el aceite de canola y la semilla de linaza, por lo que es recomendable utilizar este aceite para guisar tus platillos y consumir entre una y dos cucharaditas de semillas de linaza molida sobre frutas o ensaladas.

Cambiar hábitos de alimentación:

Siempre les recordamos a nuestros pacientes que aumentando la ingesta de ácido fólico y complejo de vitamina B pueden disminuir los niveles de homocisteina en sangre. Consumir vegetales verde oscuros como espinacas, berros, acelgas, así como frutas y leguminosas como frijoles, lentejas y chícharos, y cereales fortificados con ácido fólico. También pueden considerar tomar un suplemento multivitamínico que contenga 400 mcg de ácido fólico, así como vitamina B6 y B12.

“Nuestros alimentos son nuestros mejores medicamentos”
Las buenas noticias son que hoy puedes mejorar tu salud, cambiar tus hábitos de alimentación y comenzar a vivir una nueva vida, crear un futuro diferente aprendiendo a comer con nuestro sistema de La Dieta de los Asteriscos.

La Dieta de los Asteriscos es la clave del equilibrio entre proteínas, grasas y carbohidratos.

Proponemos comer un paquete con la combinación idónea de los diferentes nutrimentos con el objetivo de obtener la respuesta hormonal adecuada.

Todo un plan nutritivo para recuperar la salud que nos ayudará a mejorar nuestro sistema inmunológico, cardiovascular y nuestra memoria; aumentará nuestra capacidad sexual y aeróbica, reducirá el exceso de grasa corporal y remodelará nuestra figura, mejorando nuestra salud y productividad, nos liberará de dietas rígidas y rutinarias, para disfrutar al máximo nuestra vida social y sobretodo mantenernos sanos, adaptando la dieta a nuestro estilo de vida cuidando de nuestro corazón.

Acércate y juntos hagamos equipo para mejorar tu calidad de vida.

Nutrióloga Myrna C. Roldán Del Moral
Consultorio La Dieta de los Asteriscos.
C. 12 # 107 entre 20 y 22
Col. México.
Tel 926.67.07

SOPORTE AL CLIENTE

HORARIO DE ATENCIÓN

Lunes a viernes 9:00 a 18:30 hrs

Sábados 9:00 a 13:00 hrs

Aceptamos