Me gusta mi apodo, y creo que me lo he ganado a pulso; las bocas sanas de mis pacientes lo constatan. Muchos de ellos no sonreían por el malestar que les causaba su boca, pero hoy enseñan los dientes como estrellas de cine.

Desde que estudiaba, me propuse firmemente la tarea de obtener los conocimientos necesarios y disponibles de mi profesión para no ser un dentista más. Mis pacientes me conocen y me hacen fama, y van llegando nuevos buscando a “EL SALVADIENTES”. Confían en ese apodo cuando llegan a mi consulta, muchas veces cansados de haber recorrido varios consultorios con opiniones fatalistas que ofrecen la extracción dental para colocar un costosísimo implante; depositan en mí su confianza cuando decido hacer uso de todas las posibilidades científicas y mis conocimientos clínicos para rescatar el diente, pues no existirá ningún tratamiento mejor y más duradero que el que se prepare sobre un diente natural bien tratado.

Donde otros dentistas ven una raíz que hay que sacar yo veo una esperanza de recuperarlo. En el 93% de los casos, mantener en la boca una raíz en buen estado, me ha ayudado a planificar un tratamiento conservador que permite un mejor pronóstico con la consecuencia de mantener en la boca lo que Dios puso naturalmente ahí.
Mi filosofía es la garantía de mi trabajo siempre y cuando el paciente escuche mi diagnóstico y se someta al plan de tratamiento en la totalidad de su diseño.

En cada boca de cada uno de mis más de 2,600 pacientes, a la fecha de hoy en más 8 años de exitosa práctica clínica, está orgullosamente mi nombre, apellido y firma y no recuerdo a uno solo que hasta el día de hoy no haya quedado totalmente satisfecho con los servicios de su servidor “El Salvadientes”. No es magia lo que hago, es odontología inteligente hecha con amor.

C.D. José Luis Cárdenas Aguilar
Ced. Prof. 7064961 - UADY - Tel: 317.00.00

SOPORTE AL CLIENTE

HORARIO DE ATENCIÓN

Lunes a viernes 9:00 a 18:30 hrs

Sábados 9:00 a 13:00 hrs

Aceptamos