Elizabeth Kübler Ross, una Psiquiatra Suizo-estadounidense, acompañó a personas en etapas terminales, donde sabían que pronto morirían. Se daba cuenta del proceso que transitaban los familiares de estas personas que ya sabían que iban a morir. Ella reconocida como la madre de la tanatología, (proceso para aceptar la muerte) después de convivir muy de cerca por estos caminos, observó que todas las personas que pierden algo o muere alguien en sus vidas, necesariamente pasan por 5 etapas.

1. Negación
2. Enojo
3. Regateo
4. Tristeza
5. Aceptación.

La negación, es cuando no podemos aceptar o creer que esté pasando y quisiéramos desesperadamente que todo fuera un mal sueño.

Vivirlo nos da enojo y casi siempre preguntamos ¿por qué a mí?, habiendo tantas personas que merecerían pasar este sufrimiento, por qué a mí, si yo soy una buena persona.

Después de un tiempo quizá dentro de nuestra desesperación entramos en regateo, que es como decir, Dios, o en lo que yo crea, si me devuelves la salud o si mi ser querido no se muere, yo te prometo que le hago un mantel bordado a la virgen, o dejo de tomar refrescos, es decir, quisiéramos negociar que si yo hago ciertas cosas, otras pudieran modificarse y mejorarse.

Finalmente llega la tristeza, donde ya no hay negación, donde los regateos no sirvieron para nada, donde funcionó esa ira que tuve que sentir y finalmente estoy aquí con esta realidad, sintiendo toda esa tristeza que no puedo remediar.
Cuando la tristeza se va, ya puedo llegar a la aceptación.

Estos pasos, los vivimos ante cualquier evento y seguramente si estás dejando de fumar estarás pasando este duelo.

Es útil saber que las etapas las vamos transitando, que nos podemos quedar estancados en ellas el tiempo que queramos, que la tristeza muy consentida se puede convertir en depresión y lo más importante de todo, que en el fondo, todos queremos llegar a la aceptación.

Cuando yo acepto que soy un exfumador, cuando ya me puedo dar cuenta de todo lo que he crecido en el proceso, porque transitar por este camino nos hace crecer, nos hace movernos y al fin, llegar a esa libertad que te da el saber que eso ya fue parte de tu pasado. Aceptación implica que desarrolles tu mente de exfumador, que aceptes que no lo necesitas más para vivir tu vida, que él no te va a resolver absolutamente nada y que no necesitas de ese veneno para vivir.

La hipnosis te ayuda mucho a pasar este duelo dignamente, aprendiendo de cada etapa y aceptándonos así, finalmente felices exfumadores.
Psic. María de Lourdes Fernandez. 9991637428

SOPORTE AL CLIENTE

HORARIO DE ATENCIÓN

Lunes a viernes 9:00 a 18:30 hrs

Sábados 9:00 a 13:00 hrs

Aceptamos