Por mucho que nos resistamos, parece ser que regresar a nuestras actividades está siendo cada vez más inminente para recuperarnos de los estragos económicos que ha causado la pandemia de COVID-19, sin embargo, el riesgo sigue y el hecho de salir, no significa que volveremos a nuestros hábitos de vida tradicionales.

En Yucatán, desde prácticamente el inicio del aislamiento, el uso de cubrebocas fue obligatorio; en el resto del país y del mundo, esto ha sido motivo de polémica, ya que unos expertos dicen que no evita contagios, y otros más dicen que es un factor decisivo en la disminución de casos.

Dentro de un estudio de la universidad de Cambridge se advierte que si el 100% de las personas que salen a la calle usaran cubrebocas y lo trajeran puesto todo el tiempo en público, esto ayudaría a evitar un segundo brote del patógeno ahora que se empiezan a reabrir los negocios.

Los hábitos de la gente lo son todo durante esta contingencia y de las buenas o malas prácticas depende el éxito o fracaso de un repunte de la pandemia, en un momento en que la cifra de positivos no ha cesado.

El mejor hábito sería el resguardo en casa, sin embargo, lograrlo es todo un desafío, ya que cada vez hay más gente en la calle y lamentablemente, muchos empezarán a suavizar las medidas de higiene.

No podemos perder de vista lo importante que es cumplir con las recomendaciones y usar tapabocas en todo momento cuando salgas de casa. Hazlo parte de tu atuendo y que cuando salgas, además de tu cartera, tus llaves y tu celular, el tapabocas sea tu accesorio de primera necesidad.

“Tenemos poco que perder con la adopción generalizada de máscaras faciales, pero las ganancias podrían ser significativas”, aseguró Renata Retkute, investigadora coautora del estudio realizado en la Universidad de Cambridge.

https://www.merca20.com